La estrategia de la abeja

Cuenta la historia, que en un incendio en un gran bosque, los animales quedaron rodeados por el fuego junto a una charca. Una pequeña abeja comenzó a coger agua y arrojarla al fuego, el resto de animales la miraban y el elefante le dijo: «¿pero qué intentas si con lo pequeña que eres, lo que haces es insignificante?» a lo que la abeja respondió «sí, pero al menos hago mi parte y sirvo de ejemplo para el resto». Así fue como los animales pasaron a la acción y se salvaron.

Pequeñas entidades que impulsan grandes cambios

Oceanográfica es una microempresa que, como la pequeña abeja, es proactiva y contribuye a impulsar practicas efectivas para un desarrollo sostenible.

Resumen

Poder reducir nuestra huella ecológica y mejorar el mundo que compartimos, es nuestra filosofía de vida y de empresa. Por ello intentamos, cada día, dejar el mundo mejor de lo que lo encontramos. Buscando maneras de aplicar esta filosofía, en 2012 nos embarcamos en la Economía del Bien Común (EBC) como el modelo más exhaustivo que hemos conocido para evaluar y detectar los puntos donde podemos mejorar para la sostenibilidad. Aplicar la EBC implica realizar una exhaustiva auditoría independiente bajo las premisas de un modelo construido internacionalmente y de forma democrática que promueve una economía completamente alineada con la lucha contra el cambio climático. A pesar de solo haber aplicado el sentido común en la práctica empresarial, el resultado de la auditoría resultó en la puntuación más alta de Europa.

En 2013 el Club de Excelencia en Sostenibilidad seleccionó el proyecto Microáreas que impulsábamos desde Oceanográfica en el Catálogo de Buenas Prácticas Empresariales en Gestión de la Biodiversidad.

En 2015 la ONU presentó los ODS que encajan a la perfección con la Economía del Bien Común y el Consejo Económico y Social de la Unión Europea publicó un dictamen de respaldo a la EBC porque los principios son equivalentes a los de la Unión Europea.

Correspondencia entre los indicadores de la Economía del Bien Común y los ODS

A raíz de las acciones emprendidas en los años siguientes, Oceanográfica fue ejemplo nacional de reducción de emisiones en la empresa. El Club de Excelencia en Sostenibilidad seleccionó a Oceanográfica en 2017 como ejemplo junto a grandes empresas como AENA, ACCIONA, CEMEX, ENDESA, RENAULT, SEUR o VODAFONE. Destacar que fue la entidad con mayor índice de inversión por persona de todas las iniciativas seleccionadas.

La auditoría de la Economía del Bien Común de 2017, vigente hasta 2021, concluyó con 767 puntos sobre 1.000. Contemplando no solo aspectos de reducción de emisiones o contribución a la concienciación de la crisis ambiental sino a una visión holística de la empresa respecto a su sostenibilidad. Como se ha comentado anteriormente, el Balance del Bien Común es el sistema de auditoría más completo que conocemos para evaluar objetivamente las prácticas de la empresa sobre sostenibilidad ambiental, dignidad humana, solidaridad, justicia social, participación democrática y transparencia, así como consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Para que sirva de referencia, a julio del 2020, Oceanográfica es la única empresa española con dos auditorías sucesivas y cuenta con dos de las puntuaciones más altas obtenidas en España. Su puntuación es 28% superior a la siguiente puntuación española vigente o 10% superior que la de Greenpeace Alemania.

Por poner algún ejemplo, Oceanográfica ha desarrollado una estrategia de descarbonización que ha finalizado con un balance de emisiones negativas en 2019. Las metas de balance de emisiones son negativas obedeciendo a las recomendaciones de la comunidad científica, es decir, a objetivos basados en ciencia (SBT), puesto que la comunidad internacional plantea claramente la necesidad de reducción de emisiones, no solo de frenarlas o de que su balance sea neutro.

Vista simplificada de cálculo de huella de carbono
Plan de acción de reducción de huella de carbono

Objetivos:

– Servir de ejemplo de acciones que las microempresas pueden desarrollar para la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la lucha contra el cambio climático.

– Contribuir a la práctica económica ética, sostenible, medible y demostrable, mediante el impulso de modelos auditados que lo pongan en valor, con evaluaciones numéricas e indicadores como los desarrollados por la Economía del Bien Común.

– Concienciar sobre la necesidad de desarrollar políticas de economía esférica, es decir, prácticas más avanzadas que la economía circular que impliquen, además de mejoras ambientales, balances éticos positivos para la sociedad y el planeta.

– Fomentar políticas de igualdad y acciones que sirvan de ejemplo. Empoderar a la mujer dentro de la empresa y visibilizarlo hacia el exterior: otorgando un mayor peso representativo en la toma de decisiones, con la titularidad mayoritaria de las participaciones de la misma, fomentando una mayor visibilidad pública y el protagonismo en la divulgación de resultados alcanzados. Especial mención merece la importancia de la mujer en la lucha contra el cambio climático.

– Aplicar un filtro de sostenibilidad sobre los clientes, trabajando solo para aquellas entidades que demuestren un compromiso integral y efectivo.

– Desempeñar una actividad empresarial orientada en más de un 95% de su facturación a desarrollar trabajos que contribuyen al bien común y a concienciar sobre la urgencia e importancia de pasar a la acción por el clima, el planeta y la humanidad. El 5% restante corresponde a ingresos por alquileres.

– Contribuir e impulsar redes, el trabajo colectivo, la concienciación ambiental y sobre el cambio climático impulsando: la Asociación Canaria de Fomento de la Economía del Bien Común, la Alianza Aprendiendo a Cuidar Violenciacero, la Asociación de Usuarios de Vehículos Eléctricos, la Asociación para la conservación marina Latitud Azul, la Asociación para el Desarrollo de Actividades Climáticas Integrales, gestión sostenible y participativa del litoral mediante Microáreas, Asociación Barrios Verdes o La Asociación para el fomento de la participación REDES entre otras.

– Impulsar modelos colaborativos de mitigación directa del cambio climático y custodia del territorio. Proyecto Barrios Verdes o Microáreas.

– Crear y desarrollar estrategias de avance en los ODS mediante el fomento de la cultura del cuidado. Si hay una palabra que resume los 17 ODS es «cuidar»: cuidar la Naturaleza, la Justicia, a las personas vulnerables, el agua, la salud, etc. Oceanográfica es la precursora de la Alianza Aprendiendo a Cuidar Violenciacero. www.aprendiendoacuidar.org

– Contribuir con ejemplos prácticos de gestión de recursos, energía, agua y residuos de acuerdo a las recomendaciones de la comunidad científica (objetivos basados en ciencia).

– Apostar por un balance neto de emisiones negativas, es decir, contribuir a la fijación de carbono.

– Demostrar la facilidad y efectividad de contar con el 100% del suministro eléctrico de origen verde.

– Soportar los servicios de internet propios con servidores alimentados con energía verde como medida de concienciación del impacto que internet tiene cada vez más en las emisiones.

– Demostrar con experiencias reales las posibilidades de alternativas de movilidad más sostenibles, por ejemplo, que los vehículos eléctricos (VE) actuales cubren las necesidades de la mayoría de las empresas y usuarios particulares y que pueden ser en la práctica, más ecológicos, más cómodos y más económicos que los térmicos.

– Demostrar que la mayor limitación de los VE es de información, no tecnológica. Si la ciudadanía conociese las ventajas reales de los VE, no dudarían en cambiar de tecnología por lo que las acciones de información son especialmente relevantes.

– Fomentar las políticas de movilidad sostenible entre las administraciones.

– Contribuir a la creación de una Red de Puntos de Recarga en el Archipiélago Canario como ejemplo de buena práctica real y exportable.

– Contribuir a la concienciación de la reducción del uso del plástico y de químicos en la vida diaria.

– Seleccionar a los proveedores priorizando el uso de materiales y prácticas sostenibles, y concienciar a los existentes cuando no hay alternativa así como solicitarles servicios nuevos de reutilización de materiales.

– Concienciar a los clientes para que produzcan sus productos con materiales más sostenibles o con mayor vida útil.

Características

Largo recorrido: esta es una iniciativa en desarrollo desde 2012 con resultados auditados.

Replicabilidad: «la estrategia de la abeja» sirve de ejemplo para cualquier entidad publica o privada, incluso para personas particulares. Muchas de las acciones descritas en el informe de auditoría están al alcance de entidades pequeñas. No hace falta ser grande para contribuir a los cambios que queremos ver en el mundo. Destacar que de las 2.883.431 empresas en España en enero de 2020, el 93,5% representa a microempresas como Oceanográfica, entidades que tienen una barrera técnica considerable para desarrollar acciones de consecución de los ODS por no poder poner personal específico a esta tarea. Esta iniciativa es por tanto especialmente importante porque sirve de ejemplo a la gran mayoría del tejido empresarial del país que no suelen contar con tiempo ni departamentos específicos para implementar medidas de responsabilidad social corporativa.

Innovación: como ya se ha explicado Oceanográfica fue una de las cuatro primeras empresas en España en auditarse por la Economía del Bien Común y es la única que cuenta con una segunda.

Estrategia: las auditorías de la EBC realizadas en Oceanográfica demuestran compromisos de avance hacía la consecución de los ODS y la reducción de emisiones (alineados con la estrategia 1,5 ºC de reducción 2030 y de descarbonización 2050 de las NNUU).

oceano

Leave a Reply Text

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.